Los accidentes más frecuentes haciendo deporte: cómo protegerse contra ellos

Los accidentes más frecuentes haciendo deporte: cómo protegerse contra ellos
| Foto: GETTY IMAGES

Practicar deporte es saludable y muy recomendable. Tonifica el cuerpo, permite reducir peso, mejora el estado de ánimo e incluso tiene efectos positivos sobre nuestra mente y su estado de salud. Pero practicar deporte también entraña riesgos. A menudo se sufren accidentes que dan lugar a lesiones o heridas de diversa gravedad.

En este artículo analizamos los accidentes deportivos, una de las causas más frecuentes de visitas a los servicios médicos en Estados Unidos. Veremos cuáles son los deportes que más accidentes causan y cuál es el mejor seguro de accidentes para protegerse en la práctica deportiva.

Los accidentes más frecuentes haciendo deporte: Qué vas a encontrar en este artículo

El deporte, factor de riesgo elevado para los accidentes

En una sociedad cada vez más preocupada por la salud y por lo saludable, el deporte se ha convertido en un símbolo. Salir a correr, practicar algún deporte de equipo, nadar, montar en bicicleta… Son formas de estar en la sociedad, y también apuestas por una vida más equilibrada, más sana y plena. Sin embargo, el deporte tiene sus riesgos, que suelen manifestarse en forma de accidente y, por tanto, de lesión o herida.

Según el Consejo Nacional de Seguridad, NSC por sus siglas inglesas, contabiliza los accidentes de todo tipo que se producen en Estados Unidos. En 2017, último año con datos completos, se registraron un total de 3.417.046 heridas o lesiones practicando deporte, sea de forma individual o en prácticas de equipo o colectivas.

Se trata de una cantidad de accidentes muy alta, sobre todo si tenemos en cuenta que, en el país, en total, se produjeron ese año unos 28 millones de accidentes. Dentro de la enorme variedad de tipos de accidentes posibles (domésticos, laborales, de tráfico…), el deporte ocupa un lugar destacado y afecta a todas las franjas de edad y a todas las capas sociales. Ante esta situación, conviene extremar las precauciones al practicar deporte. Utilizar el equipamiento adecuado, no asumir riesgos innecesarios y, sobre todo, contar con protección para cuando se produzca un accidente. Por ejemplo, contar con un buen seguro personal de accidentes.

Cuáles son los accidentes más habituales en el deporte

Al evaluar los accidentes más frecuentes en el deporte destaca un tipo de lesión por encima de los demás: la contusión cerebral. Fruto de golpes fortuitos o continuados, estas lesiones se han multiplicado en los últimos años y afectan a multitud de deportes.

Ante esta situación, el Instituto para la Información de los Seguros (Insurance Information Institute, en inglés) muestra su preocupación creciente. El alto volumen de accidentes que incluyen daños cerebrales preocupa al Centro de Control de Enfermedades, el CDC, que señala que un 45 por ciento de las visitas a las urgencias médicas que se producen en el deporte implican traumas cerebrales no letales.

Desde el Insurance Information Institute recuerdan que en los últimos años se ha hablado mucho de jugadores de fútbol americano que han sufrido importantes lesiones cerebrales tras años de juego. Pero el problema no se queda en ese nivel de máxima profesionalización, sino que afecta a miles de jugadores jóvenes que practican una gran variedad de deportes. Y resulta especialmente llamativo entre los que practican hockey sobre hielo: el 12 por ciento de las contusiones cerebrales registradas en el deporte corresponden a esta práctica.

El snowboard, el descenso de ríos de aguas bravas, el fútbol americano y el lacrosse sigue al hockey en esa estadística de contusiones cerebrales. Destaca el snowboard, práctica de riesgo que acapara el 10 por ciento de las lesiones de este tipo.

Además, el NSC contabiliza 199.000 accidentes graves relacionados con la natación en 1999. De ellos, la mayoría se produjo en chicos entre los 5 y los 14 años. De hecho, los ahogamientos no letales suponen un problema de seguridad crítico para los más pequeños: un 73 por ciento de los menores de cinco años que pasa por las urgencias médicas lo hace por este tipo de percances en el agua.

Los deportes con más accidentes

Si analizamos los datos por tipo de deporte, vemos que hay deportes que concentran una enorme cantidad de accidentes. Destaca con mucha diferencia la práctica individual de ejercicio: 526.350 personas resultaron lesionadas o heridas practicando deporte de forma aislada. Puede ser corriendo, haciendo gimnasia o, muy habitual, utilizando máquinas de ejercicios de forma incorrecta.

Tras este primer nivel de accidentalidad se sitúa el baloncesto. Algo más de medio millón de personas se lesionaron en 2017 jugando basketball, según los datos del Consejo Nacional de Seguridad.

El tercer deporte de la lista es el ciclismo. Bicicletas y otros vehículos similares causaron 457.266 accidentes de consideración. Después van el fútbol americano (341.150 accidentes), los accidentes producidos por equipamiento para juegos (242.359), el soccer o fútbol (242.359), los vehículos ATV (quads y similares), con 214.761 casos y la natación, con 199.000 accidentes.

Sin embargo, esta lista es muy larga e incluye todo tipo de prácticas deportivas, de la hípica a los toboganes, pasando por los deportes de raqueta, los de invierno o el camping.

Y si atendemos a la combinación de edad y tipo de deporte, vemos que la mayor cantidad de accidentes se registra entre jugadores de baloncesto de entre 14 y 24 años: 227.216 accidentes en 2017. La siguiente franja es para ciclistas de entre 24 y 64 años, grupo que registró 201.539 accidentes.

Por tipo de accidente, si bien las conmociones cerebrales preocupan especialmente, lo más frecuente son las lesiones musculares y las fracturas de huesos. Son dos tipos de lesión bastante incapacitantes, porque las personas que las sufren suelen pasar por largos periodos de recuperación y rehabilitación. A menudo, estas lesiones impiden ir a trabajar, con el consiguiente trastorno económico.

Comparte tu opinión